La Zarzuela en la red.

ENTREVISTA - JORGE PÁEZ (barítono)

 

Zarzueleros: Pues nada Jorge, aquí en Cuenca, el día 22 de agosto de 2004, acabamos de hacer la "Canción del Olvido". Cuéntanos qué tal ha ido la función.

Jorge Páez: Ha ido fenomenalmente bien para los muy pocos ensayos que hubo. Algunos detallitos podrían salir mejor, pero el oficio hace que también las cosas hayan salido con naturalidad y que cualquier pequeño percance pasara desapercibido. En mi opinión, la puesta fue bastante buena.

Zarzueleros: Me alegro de por fin haber podido realizar esta entrevista que llevo persiguiendo desde hace seis meses, porque siempre tienes el tiempo muy ocupado...

Jorge Páez: Estábamos jugando al gato y al ratón.         

Zarzueleros: ¿Cuánto tiempo llevas acá en España?.

Jorge Páez: Llevo cuatro años y medio aproximadamente.

 

Zarzueleros: ¿Viniste de Venezuela con tu mujer?

Jorge Páez: No, vine solo y al poco tiempo me iluminó Dios con una mujer aquí. Yo conseguí a mi pareja a los tres meses de estar aquí y formalicé mi relación unos cinco meses después.

Zarzueleros: ¿Es venezolana también?

Jorge Páez: No, es española.

Zarzueleros: ¿Llevabas tiempo cantando en tu país entonces?.

Jorge Páez: Sí, soy solista desde los 22 años.

Zarzueleros: ¿Y ahora tienes...?

Jorge Páez: Ahora tengo 32 años. Llevo diez años haciendo de solista, lo que  pasa es que, claro, los primeros años eran bastante comprometedores porque eran óperas y encima eran óperas bastante dramáticas para la edad que yo tenía, pero la ciudad en que yo vivía en Venezuela era bastante limitada en cantantes y yo tenía que asumir ciertos roles que, de repente, pedían un dramatismo a la voz que yo, por la juventud de esos tiempos no tenía y tuve que tirar para delante.

Junto a Margarita Marbán.

  

 

Zarzueleros: ¿Cuál fue tu debut?

Jorge Páez: "Cavalleria Rusticana", fue el primer rol de ópera que hice. El segundo rol de ópera que hice fue "Los Payasos". Prácticamente los roles operarios que he hecho son bastante dramáticos: he hecho "Traviata", "Madame Butterfly", he hecho un rol en "Gianni Schicchi". Hice una ópera venezolana que se llama "El Negro Miguel", que es una ópera de estilo verístico, que tiene una partitura bastante importante pero que no se ha proyectado a nivel internacional y, en fin...

Zarzueleros: ¿Hacías zarzuela en Venezuela también? 

Jorge Páez: A los dos títulos de ópera empezaron a ofrecerme cosas de zarzuela. Yo la tenía mucho miedo porque todos sabemos que la zarzuela tiene una parte importante, que es la parte actoral hablada, cosa que la ópera no lo requiere y sólo con que cantes y hagas bien los movimientos tienes resuelta la obra; en cambio, en la zarzuela en general tienes que hablar, tienes que actuar y me parece mucho más complicada en ese sentido. Lo único bueno es que, por lo menos es en español.

Zarzueleros: ¿Allí se hace habitualmente zarzuela? ¿Son títulos de zarzuela española?

Jorge Páez: Sí. Se deberían hacer tal vez zarzuelas cubanas, que son bastante bonitas, pero, como en Venezuela hay un gran número de españoles, se ha inculcado muchísimo más la zarzuela española. De hecho, cada vez que se hacen zarzuelas hay un lleno absoluto en el teatro, no sólo por los españoles, sino por todos aquellos descendientes de españoles y venezolanos que se han ido a este género porque se entiende más y tiene una parte de comedia porque siempre la gente quiere divertirse, también tiene una parte romántica. La zarzuela es muchísimo más variada, te da un poco de cada cosa.

 

 

 

Con José Ramón Henche.

 

Zarzueleros: Llevas cuatro años en España, ¿cómo te has sentido al estar aquí?, cómo fue la llegada, la acogida...?

Jorge Páez: La llegada siempre es difícil porque no conoces a nadie. Hay gente que llega ya con contactos o cosas, yo realmente me vine a la aventura. Vine de Venezuela pero anteriormente había estado seis meses en los EEUU.

Zarzueleros: ¿Probando suerte?

Jorge Páez: No. A EEUU fui porque me recomendaron un maestro especializado en el canto, se llamaba Jeffrey Miller, y con él estuve trabajando cuatro meses en EEUU en unos workshop, que son una especie de talleres, entre Delaware y Philadelphia.

 

Zarzueleros: Y llegaste aquí...

Jorge Páez: Y bueno, llegué a Venezuela y las cosas cada vez se estaban poniendo más difíciles, el sistema gubernamental no estaba teniendo en cuenta el sistema cultural, los presupuestos eran cada vez más bajos y eso para un cantante lírico es estar como un oceanógrafo en Bolivia, es decir, es como navegar sin mar. Sin ópera, ¿qué haces?, tienes que emigrar e ir haciendo aquello para lo que te has preparado. En ese momento tomé la decisión de venirme a España, arriesgué un poco, a casa de unos amigos que habían estado cantando aquí, pero sin ningún contacto donde empezar a abrirme surcos y estuve los dos primeros años haciendo cualquier cosa menos cantar zarzuela y ópera, hasta que empecé a hacer audiciones en algunas pequeñas compañías y me fui abriendo campo, sobre todo en la zarzuela porque en España se hace muy poca ópera.

Yo tuve la suerte (estábamos hablando anteriormente de lo que era la zarzuela en Venezuela) de ponerme en manos de María Francisca Caballer, que fue una gran maestra y fundó una compañía de zarzuela en Venezuela, que fue una valenciana que hizo una fantástica carrera en España y luego emigró y, prácticamente, cuando ella fundó esa compañía en Venezuela se empezaron a hacer los títulos más populares de zarzuela en Venezuela.

Yo empecé a trabajar con ella aproximadamente en el 96- 97: "Luisa Fernanda", "Los Gavilanes", "La Tabernera del Puerto", y con ella me tocó empezar a cambiar el chip: los diálogos, hacerlos lo más castizo que se pudiera.

Con Margarita Marbán de nuevo.

 

Zarzueleros: ¿Y cómo llevas ese tema de empezar a hablar en castizo?

Jorge Páez: Es difícil, yo trato de cambiar el chip e intentar hacerlo lo mejor que puedo, la verdad es que la mayoría de la gente me dice que no se me nota que soy sudamericano. Estudiando... María Francisca Caballer también me ayudó mucho, no sólo a "meter las zetas", sino también en el acento, la manera de hablar y de expresarse en español, todas esas cosas las vas captando a través de ensayos y ensayos y ensayos..., porque si no, la demanda sería muy baja porque también hay muchos barítonos españoles. Para poder competir tienes que estar bien preparado y hacer ver que puedes ser tan bueno o mejor que un cantante español.

Es una cuestión de competir. Me ha tocado eso, hacer un doble trabajo: un trabajo de preparación técnica y un trabajo de lo que es la preparación actoral que, en la ópera, como te estaba diciendo anteriormente, no es tan exigente como en la zarzuela porque no hablas.

Con Kuya Manzano realizando la entrevista.

 

Zarzueleros: ¿Y cómo haces esa preparación actoral? 

Jorge Páez: Lo primero de todo, recibí clases de expresión corporal y también clases de actuación. También, mientras me estaba preparando en el conservatorio de Venezuela, en Barquisineto. Esos son materias básicas dentro de lo que es la preparación de un cantante lírico. Te preparan también un poco en lo que es el movimiento en el escenario, la impostación de la voz hablada... Todas esas cosas son materias básicas en los últimos años de canto.

Luego hice perfeccionamiento vocal en la academia latinoamericana de canto en Caracas con un maestro ruso que se llama Edvardas Kaniava y él fue prácticamente el que me terminó de pulir en muchas cosas, porque en estas cosas uno nunca deja de aprender ni de prepararse. Yo, cada vez que aprendo cosas, siento que sé menos, es por lo menos la sensación que tengo yo, porque cada vez que te empiezas a enterar de muchas cosas te das cuenta de que siempre tienes mucho que aprender, y eso es lo que te hace poner los pies en la tierra y ser maduro como persona y como cantante.

Una de las cosas más bonitas que yo he aprendido, por ejemplo de mi maestro, que ha hecho una gran carrera en Europa y en toda Rusia es que, antes de ser cantante, hay que ser persona y hay que tratar de llegar a la gente, no sólo a la gente del público, sino a toda la gente que te rodea, la gente que trabaja contigo, porque esa es verdaderamente una de las experiencias más bonitas de ser cantante, el tener que compartir con tanta gente en un escenario y el que esa gente no sólo te quiera como cantante, sino que te quiera como amigo. Es un intercambio muy bonito, cuando pudieras entender que no todo en la vida es cantar, también son muchas cosas.

             

Entrevista realizada por Kuya Manzano para Zarzueleros.com 

Fotos de Sixto Cid