La Zarzuela en la red.




OBRAS - NOTICIAS - CARTELERA - ENTREVISTAS - ENLACES - FACEBOOK - IMAGENES - AUTORES - ARTÍCULOS - RADIO - VÍDEO

Acis y Galatea - acis y galatea zarzuela - Sinopsis

 

 

Jornada I 

El cíclope Polifemo regresa a Trinacria (Sicilia) y descubre, para su enojo, que los antaño fieles súbditos rinden culto ahora a Galatea, deidad marítima. Consigue Polifemo, perdonándolos, que los habitantes de Trinacria vuelvan a sus antiguos hábitos y creencias, cuando entra en escena Acis, un pastor que al ver a Galatea quedó prendado de su belleza, lamentando haber perdido su libertad. Doris, hasta entoces amante de Acis, le recrimina su enamoramiento de Galatea y le devuelve el pequeño retrato que el pastor le había obsequiado. Éste lo arroja al mar poco antes de irrumpir en escena Galatea con su hermano Glauco -enamorado de Doris y no correspondido- y su corte de ninfas. Glauco encuentra el retrato de Acis y lo entrega a Galatea, que, a pesar de enorgullecerse de ser inmune al amor, se enamora al instante del retratado. Polifemo contempla oculto la escena y, cuando Galatea ha quedado sola, se decide a darle muerte, para impedir que su pueblo tenga nuevas tentaciones de venerarla. En el momento de asestarle el golpe, Galatea se vuelve hacia Polifemo, el cual contempla la beldad de la diosa marítima y se enamora en el acto. Rendido, él mismo encabeza a los trinacrios en sus actos de pleitesía a Galatea. Al fin tiene lugar el encuentro entre Acis y Galatea, que se reconocen ya como amantes, ante los ojos de Momo, el gracioso, que asiste a la escena sin ser visto y termina sentencioso la primera jornada. 

Jornada II 

Tisbe (graciosa), disfrazada, interroga a Momo sobre lo ocurrido entre Acis y Galatea, con el fin de informar a Doris, su señora. Enterada ésta y presa de los celos, decide pedir a Polifemo que ponga drástico fin al romance. Cuando encuentra al cíclope, éste se acicala ridículamente para agradar a Galatea, pero, sabedor de que ahora Acis es su rival amoroso, se propone matarlo, ante lo cual Doris, en una muestra de piedad, le hace prometer que no lo matará, a lo que accede el cíclope, aun admitiendo: "sepultar su amor sabré". Tras una escena equiívoca entre Acis -oculto-, Glauco y Doris, que momentáneamente confunde a ambos galanes, y después de la cual Glauco parte también con ánimo de matar a Acis, el fino pastor se encuentra en brazos de Galatea cuando llegan Doris y Polifemo, ante lo cual Acis huye despavorido. Polifemo sale en su busca sin atender a las lágrimas de Galatea. Al fin lo encuentra y, cumpliendo su promesa, no acaba con él de un golpe, sino que le arroja encima un enorme pedrusco que lo irá sepultando poco a poco. Galatea, que encuentra a Acis moribundo, invoca a las divinidades de los mares consiguiendo que Acis, en lugar de morir, se transforme en río. Ante tal solución Polifemo queda corrido, Galatea feliz, Doris se conforma con Glauco y Momo y Tisbe arreglan también sus esponsales, concluyendo el espectáculo con un minué alusivo al rey Felipe V, homenajeado en la fiesta. 

 

 Diego Emilio Fernández Álvarez

 

ZARZUELEROS.COM --- E-MAIL

AÑADIR SITIO --- ¿QUIEN SOMOS?