La Zarzuela en la red.

Curro el de Lora - LA OBRA

 

 

La zarzuela en dos actos CURRO EL DE LORA se estrenó en el Teatro Apolo de Madrid el 29 de octubre de 1925, estando compuesto el reparto en los principales papeles por Selica Pérez Carpio en Lola, Eugenia Galindo en Trini, Carmen Andrés en Angustias, José Marín en Curro el de Lora, Paco Gallego en Richemond y Sr. Iglesias en el Ecijano.

Alonso trabajó al alimón con LA LINDA TAPADA, LA BEJARANA (que se estrenaron en 1924) y CURRO EL DE LORA, ésta es una zarzuela con la que el maestro se encariñó profundamente. El libro le parece magnífico, se debe a Tellaeche, autor de LA LINDA TAPADA, en colaboración, esta vez, con Manuel Góngora: un finísimo poeta granadino. Ambiente de la tierra andaluza, colorido, fuerza en los tipos y situaciones; la acción se desarrolla en Córdoba aunque con muchas connotaciones de Sevilla. Alonso ha ido haciendo la partitura despaciosamente, gustosamente, recreándose en cada número, trabajando todos a conciencia. Piensa que es lo mejor que ha hecho hasta ahora, lo que está más en la línea de la gran zarzuela española. La partitura estaba terminada antes del verano de 1925 cuando el compositor, como de costumbre, parte para Fuenterrabía en donde la instrumenta. Sus amigos hablan de su afán de perfección, de huir de lo frecuentado con exceso, de buscar nuevos cauces. Rectifica mucho, rompe y rehace números y números, lucha para que en aras de la deseada perfección no pierda amenidad y gracia. Regresa Alonso a Madrid y comienza la temporada teatral; de su nueva zarzuela se venía hablando, se sabía del empeño del músico, se decía que era lo mejor de Alonso. Pronóstico por tanto de éxito, de gran éxito. No fue sin embargo así. Aplausos, desde luego, reconocimiento a la labor, también, más la fortuna no le ha acompañado pese a las profecías. Él seguirá diciendo que es su obra preferida y hasta propone un día convertirla en ópera. Dice Montero Alonso que cuando el portero de Recoletos le da casi la condolencia por el fracaso, el músico le dice "No lo sienta. Como los toreros Anastasio, después de una mala tarde, viene un día un buen toro y se hace la faena de la temporada". Esta tarde vino tres meses después con LA CALESERA. Luis Fernández Ardavín, libretista antes de LA LINDA TAPADA y después de LA PARRANDA, escribió una composición en octosílabos "La musa de Paco Alonso" de la que dice:

"...Y como señora que es
corrió por España entera
como una maja torera
sobre un potro cordobés.
Revivió, documentada,
la gloriosa tradición,
y fue la linda tapada
en el patio de un mesón.
Cantó alegre a la bandera,
y su canción popular
fue luego marcha guerrera
que, cantada en la trinchera,
el Estrecho iba a cruzar.
Tuvo en tierras de Castilla,
la nobleza castellana,
y entonó la seguidilla
que en la arada y en la trilla
dio al viento la bejarana.
Con su valentía mora,
Su trabuco y su pañuelo,
lloró con gran desconsuelo
el dolor de Curro Lora.
Y, en fin, cuando más severa
triunfaba la autoridad,
vino a cantar libertad
vestida de calesera.."

El Diccionario de la Zarzuela se hace eco de la apasionada defensa que de autor y obra se hizo por Rafael Marquina en "El Heraldo", aduciendo motivos ciertamente lógicos, que llevarían a pensar que a CURRO EL DE LORA le pudo pasar factura precisamente su ansia de perfección ante un público que buscaba otra cosa más asequible. Pudo ocurrir algo de eso, pero no al ciento por ciento, pues por qué triunfaron LAS GOLONDRINAS, DOÑA FRANCISQUITA y otras muchas, no tan fáciles en una primera audición. Mi impresión tras haber escuchado ya dos veces la obra, es de sorpresa: no puedo comprender que con esta música, aquellos cantantes (estaba una briosa Selica Pérez Carpio), un público hecho a aquello, pudiera pasar lo que pasó, o mejor dicho no pasar lo que tenía que haber pasado.

Pero ahora, por un lado, es momento de alegría pues se ha conseguido revivir un título creo que ya para siempre, pero por otro lado, de desazón pues ¿Cuántos Curros de Lora yacerán ignorados? Ese es el reto para los amantes de la zarzuela, sin desdeñar lo famoso, pues es el faro que guía a quien no conoce demasiado este género, buscar, buscar, buscar. 

 

Diego Emilio Fernández Álvarez  




ZARZUELEROS.COM --- E-MAIL

AÑADIR SITIO --- ¿QUIEN SOMOS?