La Zarzuela en la red.




OBRAS - NOTICIAS - CARTELERA - ENTREVISTAS - ENLACES - FACEBOOK - IMAGENES - AUTORES - ARTÍCULOS - RADIO - VÍDEO

Los Sobrinos del Capitán Grant - Sinopsis

 

Patio de una casa de vecindad en el Madrid Castizo, donde vive Soledad, joven agraciada y bailarina de profesión. La muchacha vive sola y no con demasiada holgura; su corto sueldo de cuatro pesetas diarias no dan para mucho. Otro vecino es don Marcial Mochila, subteniente retirado, que no consigue salir adelante con la exigua pensión de nueve duros que le ha quedado por su retiro. Debido a esta precaria situación económica, es víctima ya hace tiempo de varios apercibimientos por parte de la portera de la casa, en nombre del propio casero. El carácter arisco de por sí del señor Mochila, se ve espoleado cada vez que le recuerdan que ha de pagar el alquiler de su cuarto, dando lugar a que broten de su boca no pocos adjetivos contra el casero y su propia mala estrella. Por otra parte, hace ya varios días que un suceso que se viene repitiendo diariamente en el patio de la casa, le tiene furioso. Se trata de una murga compuesta por varios individuos que, sin decir palabra, se ponen a tocar estruendosamente sus instrumentos, desapareciendo del mismo modo misterioso que llegaron. Los vecinos se hacen mil cábalas, tratando de averiguar a qué puede obedecer el diario concierto domiciliario. ¿Se trata de alguna serenata dedicada a Soledad por algún admirador del teatro? Puede que sí, y así es: pues más tarde nos enteramos de que el joven Escolástico, frustrado estudiante, está perdidamente enamorado de Soledad. Por ella ha dejado todo, y ha gastado una pequeña fortuna que le tocó a la lotería en dedicarle serenatas y enviarla regalos. Al fin, y en carta que le dirige a su adorada, hace su declaración de amor.

En este intervalo de tiempo ha ocurrido otro suceso importante en la vecindad. Es el bueno, aunque con mal genio, de don Marcial Mochila quien da lugar a ello, al poner en conocimiento de todos los vecinos que él tiene la fórmula para hacerles ricos, mediante, claro está, de la aportación personal de una módica cantidad en metálico. Ni que decir tiene que la oferta del buen señor es rechazada en pleno. Todos los habitantes de la casa le toman por loco o desaprensivo, que intenta estafarles. Solamente Soledad, más bien por lástima que porque crea en lo que el señor Mochila propone, hace entrega a éste, a quien cree como todos los demás, que está majareta, de la cantidad que solicita. El señor Mochila le hace presente su agradecimiento en cálidas palabras, ante la pasividad de la muchacha, hace hincapié en el éxito de la empresa que ha de emprender.

Se trata de un mensaje encontrado por el señor Mochila en el vientre de un besugo que compró en el mercado un buen día. En dicho mensaje, se daba la situación del lugar de un naufragio ocurrido a un barco español en las costas de la Patagonia. El barco iba mandado por el Capitán Grant, y es este mismo quien firma el mensaje de referencia, ofreciendo a quien vaya a salvarle, la mitad de un inmenso tesoro que ha encontrado. Mochila ha puesto varios anuncios en los periódicos, en solicitud de personas que conozcan o sean familiares del Capitán Grant. Esta última idea de Mochila hace pensar a Soledad que ella puede pasar por sobrina del referido capitán, aunque sólo sea por llevar la corriente al señor Mochila. Así mismo se lo comunica a éste, que recibe la noticia con gran alegría, creyendo plenamente la mentira de la muchacha.

Pero grande es la sorpresa de los dos, cuando se presentan en la casa Sir Clyron, millonario inglés, y su sobrina Ketty. Vienen atraídos por el anuncio que puso Mochila. Sir Clyron es muy amigo del Capitán Grant, y además le debe la Vida. En una ocasión, el capitán le salvó en un naufragio. Ahora está dispuesto a liquidar la deuda que tiene con él y viene también a ampliar noticias sobre el particular para emprender la búsqueda de su amigo con la mayor urgencia. El inglés posee un magnífico barco fondeado en el puerto de Málaga y preparado para zarpar a la primera orden.
Ni que decir tiene que la noticia ha dejado de una pieza a Mochila y a Soledad; pero en particular, mucho más a esta última, que ya empieza a creer que Mochila no está tan loco como ella y los demás vecinos creían. Mochila, después de presentar a Soledad como sobrina del Capitán Grant, a Sir Clyron y a Ketty, se retira con éstos a su cuarto para ponerles al corriente de las noticias que el inglés solicita.

En esta situación se presenta el joven Escolástico a recibir la decisión de Soledad. Esta contesta a su adorador que está dispuesta a casarse con él a condición de que se haga pasar también ante el señor Mochila, Sir Clyron y Ketty, como sobrino del Capitán Grant, y por tanto, por primo suyo. Escolástico acepta todo incondicionalmente loco de contento. El doctor Mirabel es otro inquilino de la casa. Se trata de un sabio distraído, profesor de botánica y que próximamente emprenderá un viaje a las islas Filipinas para estudiar su flora. enviado por la Academia de Ciencias Naturales.

Y ya nos encontramos con nuestros personajes a bordo del «Escocia». el barco propiedad del inglés Sir Clyron.
Entre ellos debido, ¡cómo no!, a una distracción, se encuentra también el doctor Mirabel, quien se equivocó de barco y embarcó en el  ««Escocia»» en lugar de hacerlo en el que le correspondía. La cosa va no tiene arreglo y decide sumarse a la expedición. Emprendido el viaje, comienzan una serie de aventuras y desventuras. que todos sobrellevan con alegría y resignación, guiados sólo por el afán de dar con el paradero del Capitán Grant. Son muchos los reveses que sufren, y aún llegan a ser despojados del propio barco en que viajan, así como de la fortuna personal de Sir Clayron, que éste lleva consigo convertida en piedras preciosas. En el fondo del mar, y en lucha con unos bandidos, ha tenido que ser rescatada esta fortuna por el propio Mochila.

Al fin, en una isla desierta, es hallado el Capitán Grant. quien lleva mucho tiempo haciendo vida de Robinsón. La llegada de su amigo Sir Clyron, acompañado de los demás y sus falsos sobrinos, a quienes no descubre, llenan de satisfacción al capitán náufrago, quien les reserva la desagradable sorpresa de hacerles saber que el tesoro de que habló en su mensaje está en poder de unos salvajes que habitan en una isla vecina. Pero esto también se arregla gracias al profesor Mirabel, quien hábilmente lo rescata. haciéndose pasar por uno de los jefes de la tribu que lo robó. De esta forma termina todo, regresando la expedición a España feliz y contenta, porque han logrado rescatar al Capitán Grant y además ya son ricos. Don Marcial Mochila ya no tendrá que aguantar más apercibimientos de su casero, porque ya podrá pagarle con largueza el alquiler de su cuarto. Un cuarto que ahora quizá le parezca demasiado mísero gracias a aquel bendito besugo. Desde ahora, Mochila será un devoto del pescado...

Las alegres costas chilenas, los imponentes, Andes, las inmensas llanuras argentinas y la belleza natural de Australia. sirven de escenario a tan entretenida novela escénica, primoroso juguete lírico para chicos y grandes.

 

© Teatro de la Zarzuela.

 

ZARZUELEROS.COM --- E-MAIL

AÑADIR SITIO --- ¿QUIEN SOMOS?